Autocuidado, Estrés y ansiedad, Mindfulness

¿Qué es el Mindfulness?

Vivimos contrarreloj, quizá son exigencias del mundo en el que nos ha tocado vivir, pero, poniendo de nuestra parte podemos ser más felices, sanos y plenos. El Mindfulness nos puede ayudar a conseguirlo

Mindfulness es una forma de vida y una filosofía que nos ayuda a vivir el aquí y ahora. Debemos evitar lastimarnos y ser compasivos con los demás y con nosotros mismos. No en vano el ser humano es un TODO: Cuerpo y Mente.

Si nuestra mente está sana es más probable que nuestro cuerpo también lo esté, que seamos conscientes de la importancia de vivir saludablemente. Vivimos en un momento en el que cuidarse está de moda, pero no solamente debemos reducirlo a unos hábitos saludables de alimentación y ejercicio físico; También debemos preocuparnos de nuestra esfera emocional.

Vivir con la consciencia de estar haciéndolo a cada momento. Aceptar el mundo como es y no como nos gustaría que fuera. Enfocarnos en aquellas cosas que nos hacen sentir felices.

El mindfulness y la conciencia plena

El mindfulness y la conciencia plena

El Mindfulness es la capacidad de estar presente en lo que está ocurriendo en tu vida en este momento, la conciencia plena de lo que estamos viviendo ahora. El mindfulness se entrena de dos formas:

  1. La primera, con algunos ejercicios en los cuales prestamos atención a aquello que estamos haciendo, por ejemplo, ducharnos. Uno puede ducharse prestando atención a la experiencia o puede hacerlo con el piloto automático, pensando en lo que va a hacer después. La práctica de la ducha como Mindfulnes consiste en vivir la experiencia como si aquello fuera lo más importante.
  2. La otra forma de entrenarlo es con ejercicios formales de tipo meditación: sentarse, notar la respiración, seguirla con nuestra atención y, cuando surge un pensamiento que nos saca del presente y nos arrastra al pasado o al futuro, dejar el pensamiento irse y volver a la respiración.

Mindfulness o el aquí y ahora

La sociedad en la que vivimos, las empresas e incluso nosotros mismos, nos creamos necesidades imperiosas y desmedidas que no sólo ponen nuestro cuerpo al límite sino que asfixian el alma y no nos dejan vivir en paz, armonía y sosiego con los demás, y con nosotros mismos. El estrés durante tiempo prolongado puede ocasionar una depresión del Sistema Inmunitario y de una forma paulatina y casi inmediata, Dolores Musculares, Problemas de Estómago, Cansancio, Apatía, Ansiedad y Depresión.

No te preocupes por el futuro, ocúpate del presente

Toda esta situación con la que convivimos ha llevado a la sociedad en general a la búsqueda de técnicas paralelas a nuestra medicina tradicional que nos ayuden a aliviar todas estas dolencias, en muchas ocasiones técnicas Milenarias de Occidente que se están implantando en Oriente con máxima aceptación y éxito. Homeopatía, Meditación, Pilates, Yoga y en los últimos tiempos de rigurosa actualidad Mindfulness.

Muy similar a la Meditación, el Mindfulness, ayuda a las personas a desarrollar recursos internos de auto-observación y auto-regulación, concentrando toda su atención en el aquí y ahora, la persona debe conseguir estar sintonizada con ella misma, aprender a detenerse, hacer una pausa y entrenar la mente en el momento presente, justamente lo contrario a lo que sucede en la reacción crónica del estrés.

Mindfulness y la importancia de la respiración consciente

Mindfulness y la importancia de la respiración consciente

La Respiración es una de nuestras principales fuentes de energía. Podemos estar sin comer unas semanas, sin beber unos días, pero si dejamos de respirar, en pocos minutos dejaríamos de vivir. La respiración es pura energía vital.

La respiración es un indicador de cómo se está viviendo un momento determinado. Cuando uno está relajado funciona de una forma, cuando uno está tenso funciona de otra manera… Cuando conectamos con nuestra respiración, estamos más presentes; cuando estamos en piloto automático, no somos conscientes de lo que pasa en nuestro cuerpo, de cómo estamos sintiendo y reflejando nuestra manera en que vivimos y sentimos una situación en él, por lo que la respiración es un gran soporte para conectar con uno mismo.

  • La respiración siempre nos acompaña
  • Se puede recurrir a ella en cualquier momento, circunstancia, lugar, ocasión.
  • Nos ancla en el momento presente. No se puede respirar el aire de ayer, ni el de mañana.

Si aprendemos a “escucharla”, nos proporciona una valiosa información de cómo se encuentra nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro mundo emocional. Lo que supondrá tomar conciencia de qué es lo que necesitamos y el primer paso para tomar decisiones sobre cómo cuidarnos. Cuando nos hacemos conscientes de ella, con toda nuestra intención, es capaz de generar un espacio de paz, serenidad, tranquilidad y de conexión con uno mismo.

¿En qué ámbitos de nuestra vida podemos aplicar el Mindfulness?

En todos. El Mindfulness es una filosofía, una forma de vida. Al final, lo que Plenamente, el libro de Andrés Martín Asuero pretende explicar y de lo que trata el Mindfulness, es de que cuando uno cultiva una mente sana y bella es más fácil ser feliz en todos los ámbitos de nuestra vida. En la escuela, en el trabajo, en la pareja… El Mindfulness trata de darnos una serie de herramientas para ser más conscientes de nuestra realidad y vivirla. Disfrutar al cien por cien de cada instante.

Las prácticas de Mindfulnees son eficaces y sencillas pero no por ello fáciles. Vivir con atención plena, de manera consciente en cada momento, requiere conectar con el aquí y ahora de lo que somos y lo que hacemos, y conectar con nuestros pensamientos, esos que alimentan nuestro estrés o nos hacen creen erróneamente, que son ellos los que conducen nuestras vidas. Podemos ejercitar una actitud Mindfulnes a través de la práctica formal así como de la práctica informal, aprovechando muchos momentos de nuestra cotidianidad, como durante la comida, la espera del autobús o un paseo por el campo.

¿En qué ámbitos de nuestra vida podemos aplicar el Mindfulness?

 ¿A qué se debe el auge del Mindfulness?

El auge de Mindfulness tiene que ver con tres elementos:

  • El primero es que el número de distracciones está aumentando y la velocidad a la que ocurren las cosas también, lo que provoca, por ejemplo, que las enfermedades mentales ahora sean la principal causa de baja laboral.
  • Por otro lado, además de una sociedad con déficit de atención, tenemos un resurgir de las tradiciones contemplativas, de lo oriental, de la espiritualidad.
  • Y, por último, tenemos la evidencia científica de que las prácticas como el Mindfulness nos ayudan a vivir mejor y a mejorar nuestras relaciones interpersonales.

¿Somos conscientes de nuestras acciones? ¿Podemos concentrarnos en escuchar cuando nos hablan? ¿Qué sensaciones tenemos al final del día?

Estos son, a grandes rasgos, los signos de cuánto de conscientes estamos en la vida. A partir de las respuestas a estas preguntas, hay que ir elaborando una rutina de ejercicios para conseguir que nuestra mente esté más presente. En unos quince días las personas ya suelen notar que viven un poco más de acuerdo a esta filosofía que revindica parar entre tanta prisa.

Artículos Relacionados