Medicina y Salud

Diabetes, la epidemia del siglo XXI

Diabetes, la epidemia del siglo XXI

La diabetes ya es considerada como una de las epidemias de este siglo, durante el último medio siglo, esta enfermedad se ha disparado entre la población.

La diabetes ya es considerada como una de las epidemias de este siglo, más que una enfermedad es un síndrome que conlleva a una situación en la que los niveles de azúcar (o glucosa) en la sangre están aumentados. A la glucosa que circula por la sangre se le llama glucemia.

“Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz, la gente educa para la competencia y este es el principio de cualquier guerra. Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz”

María Montessori

Cuando los valores de glucosa en sangre, son anormalmente altos, se produce la situación de hiperglucemia, cuyos niveles son superiores a 100mg/dl en ayunas. Los valores elevados de glucosa en sangre dañan los tejidos y causan un deterioro y complicaciones para la salud.

La Diabetes, es una enfermedad crónica y hoy por hoy incurable, lo que nos lleva a que lo más importante sea orientar al enfermo para que realice los esfuerzos necesarios para mantener los niveles de glucemia lo más cercanos a la normalidad posible y de manera sostenida.

La glucosa es la principal fuente de energía para el cuerpo humano, entra en el organismo con los alimentos, tras el proceso de digestión y paso posterior por el tubo digestivo e intestino delgado, la glucosa pasa a la sangre. La sangre es la encargada de llevar esta glucosa a todas las células del cuerpo. Pero para poder entrar en las células y ser utilizada como energía necesita de la insulina, la insulina es la llave que abre la puerta de las células. El cerebro y el tejido nervioso son las únicas células de todo el cuerpo que reciben glucosa directamente del torrente sanguíneo sin necesidad de insulina.

La Insulina es una hormona que se produce y es segregada por el páncreas, cuando este órgano deja de producirla parcial o totalmente, sobreviene la enfermedad.

La diabetes ya es considerada como una de las epidemias de este siglo

Tipos de diabetes

Dependiendo de la edad a la que aparezca la Diabetes en la vida de las personas, se clasifica en dos Tipos, Diabetes Tipo I y Diabetes Tipo II. Además existe también la Diabetes Gestacional. Por el momento los únicos tratamientos disponibles son los Antidiabéticos orales, y la administración subcutánea de Insulina. Las medidas Higiénico-Dietéticas por parte del paciente son de extraordinaria importancia: Cuidar la alimentación, seguir un horario regular de comidas, ejercicio físico, revisiones periódicas, ajustar las dosis de los medicamentos antidiabéticos e insulina.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 está causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema de defensas del organismo ataca las células productoras de insulina del páncreas. Como resultado, el organismo deja de producir la insulina que necesita. La razón por la que esto sucede no se acaba de entender. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero suele aparecer en niños o jóvenes adultos. Las personas con esta forma de diabetes necesitan inyecciones de insulina a diario con el fin de controlar sus niveles de glucosa en sangre. Sin insulina, una persona con diabetes tipo 1 morirá. La diabetes tipo 1 suele desarrollarse repentinamente y podrían presentarse síntomas como: Sed anormal y sequedad de boca, micción frecuente, cansancio, fatiga, falta de energía, apetito constante, pérdida de peso repentina, difícil cicatrización de las heridas, visión borrosa.

Las personas con diabetes tipo 1 pueden llevar una vida normal y saludable mediante una combinación de terapia diaria de insulina, estrecha monitorización, dieta sana y ejercicio físico habitual. El número de personas que desarrollan diabetes tipo 1 aumenta cada año. Las razones para que esto suceda siguen sin estar claras, pero podría deberse a los cambios de los factores de riesgo medioambiental, a circunstancias durante el desarrollo en el útero, a la alimentación durante las primeras etapas de la vida o a infecciones virales.

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes. Suele aparecer en adultos, pero cada vez más hay más casos de niños y adolescentes. En la diabetes tipo 2, el organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre. Las personas con diabetes tipo 2 podrían pasar mucho tiempo sin saber de su enfermedad debido a que los síntomas podrían tardar años en aparecer o en reconocerse, tiempo durante el cual el organismo se va deteriorando debido al exceso de glucosa en sangre. A muchas personas se les diagnostica tan sólo cuando las complicaciones diabéticas se hacen patentes (ver Complicaciones diabéticas).

Aunque las razones para desarrollar diabetes tipo 2 aún no se conocen, hay varios factores de riesgo importantes. Éstos son: obesidad, mala alimentación, vida sedentaria, edad avanzada, antecedentes familiares. En contraste con las personas con diabetes tipo 1, la mayoría de quienes tienen diabetes tipo 2 no suelen necesitar dosis diarias de insulina para sobrevivir. Sin embargo, para controlar la afección se podría recetar insulina unida a una medicación oral, una dieta sana y el aumento de la actividad física.

El número de personas con diabetes tipo 2 está en rápido aumento en todo el mundo. Este aumento va asociado al desarrollo económico, al envejecimiento de la población, al incremento de la urbanización, a los cambios de dieta, a la disminución de la actividad física y al cambio de otros patrones de estilo de vida.

Diabetes mellitus gestacional:

Se dice que una mujer tiene diabetes mellitus gestacional (DMG) cuando se le diagnostica diabetes por primera vez durante el embarazo. Cuando una mujer desarrolla diabetes durante el embarazo, suele presentarse en una etapa avanzada y surge debido a que el organismo no puede producir ni utilizar la suficiente insulina necesaria para la gestación. Ya que la diabetes gestacional suele desarrollarse en una etapa avanzada de la gestación, el bebé ya está bien formado, aunque siga creciendo. El riesgo para el bebé es, por lo tanto, menor que los de cuyas madres tienen diabetes tipo 1 o tipo 2 antes del embarazo. Sin embargo, las mujeres con DMG también deben controlar sus niveles de glucemia a fin de minimizar los riesgos para el bebé. Esto normalmente se puede hacer mediante una dieta sana, aunque también podría ser necesario utilizar insulina o medicación oral. La diabetes gestacional de la madre suele desaparecer tras el parto. Sin embargo, las mujeres que han tenido DMG corren un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 con el paso del tiempo.

Diabetes mellitus gestacional

Una vez se pone de manifiesto que la actitud y los hábitos de vida de las personas tienen mucho que ver en la salud y en la predisposición a contraer enfermedades. Es por ello la importancia que repetidas veces se nos recomienda de cuidar todas y cada una de nuestras costumbres y de inculcarlas a los más pequeños.

Ya lo saben, por mi parte, cuídense siempre y en cualquier circunstancia, pues la salud es un bien preciado que solamente valoramos cuando nos falta.