Autocuidado, Homeopatía

Dietas y hábitos de vida saludables

hábitos de vida saludables

¿Te estás planteando bajar de peso? lo interesante no es bajar unos kilos a base de dieta, lo realmente importante es adquirir unos hábitos de vida saludables.

Hábitos de vida saludables. Quizá el tema de las dietas es uno de los que más fracasos acumula cuando una persona con tendencia a engordar, con sobrepeso u obesidad desea adelgazar y mantenerse delgada. Este hecho desemboca en una indiferencia, apatía y, finalmente, frustración y abandono.

Podríamos llegar a pensar que las dietas no funcionan. Lo que realmente funcionará será un cambio en nuestros hábitos. Sinceramente, creo que lo único que garantiza el éxito y hace que perdure para siempre es el conocimiento de cada individuo de cuál es su caso personal y encontrar su estrategia para modificar el estilo de vida: solamente este hecho nos llevará a obtener resultados duraderos.

En cualquier caso, todo éxito o fracaso surge de tener una decisión firme o no tenerla. Esto es común a cualquier proyecto que decidamos emprender; además, igualmente, es imprescindible tener una motivación y mucha constancia en los comienzos. Lo que en un principio es costoso, con el tiempo lo asumimos como algo normal y cotidiano.

Por otro lado, no hay que olvidar que es la mente la que controla todas nuestras acciones; debemos utilizar la mente como la herramienta más poderosa y enfocarnos en nuestras nuevas metas.

hábitos de vida saludables

La motivación es la clave

En el tema que hoy nos ocupa, las motivaciones pueden ser múltiples y muy valiosas todas ellas. Salud y belleza de nuevo juntas: estar ágil, saludable, guapos, a gusto consigo mismo…

En este momento, podemos decir sin temor a equivocarnos que la batalla contra la obesidad se está perdiendo. La obesidad crece constantemente; incluso la obesidad infantil tiene un considerable aumento, y con ello el aumento de enfermedades asociadas (falta de energía, hipertensión arterial, diabetes, colesterol, cuerpos débiles y flácidos…) y, en la mayoría de los casos, hay un denominador común: hogares y métodos de vida y alimentación poco saludables. La obesidad puede tener un cierto factor hereditario, pero este factor no tiene nada que ver con nuestros genes o cromosomas y en prácticamente todos los casos de sobrepeso el denominador común radica en hábitos poco o nada saludables que son los que se heredan de generación en generación.

¿Cuál es, pues, el camino a seguir? Para adelgazar y mantenerse delgado hay que comer y hay que comer de todo; ahora bien, definitivamente hay productos  que debemos tomar con cautela y en mucha menor proporción que otros.

En la sociedad actual hay comercializados miles de productos light y cero por ciento. Sin embargo, la obesidad es una epidemia. Llevamos años señalando a las grasas como las únicas culpables, y quizá se nos escapa que los hidratos de carbono refinados son mucho más culpables que un delicioso y sano chorro de aceite de oliva en nuestras ensaladas y guisos.

El modelo ideal sería el más próximo al concepto básico de lo que es una dieta mediterránea: buenas proteínas, carnes, pescados, mariscos, vegetales, ensaladas, queso, huevos y poco pan, poca harina, poco arroz, pocos almidones (patata, zanahoria cocida, calabaza), pocas pastas refinadas y muy poco azúcar (alimentos perjudiciales a la salud). Abundante agua y ejercicio moderado pero continuado, serían a grandes rasgos las nuevas pautas con las que se pretende abordar el tema de las dietas eficaces.

Hábitos de vida saludables de la mano de expertos

Algo que se tiene muy en cuenta a día de hoy antes de comenzar una dieta y como un tratamiento a seguir periódicamente, son las terapias de drenaje y detoxificación, para las que existen en el mundo de la nutrición excelentes y abundantes preparados para caso en particular y que junto con un consejo nutricional adecuado podrá ayudar a que logremos la ansiada meta de conseguir y mantener el peso ideal.

Algo que no quiero dejar de mencionar es que, además de lo expuesto anteriormente, existen causas particulares que pueden hacernos no sólo engordar sino también dificultarnos el proceso de adelgazamiento y causarnos problemas de salud añadidos. Me refiero a factores como el estrés, metabolismo lento, intoxicación intestinal producida por hongos, la toma de ciertos medicamentos…

Por ello, cada caso debe ser tratado de manera individualizada y personalizada, y para ello lo mejor es el consejo de los expertos y, como decía en un principio, nuestra decisión y fuerza de voluntad y autocuidado.

Para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible.

Artículos Relacionados