Autocuidado, Consejos y trucos de salud, Nutrición

Estimulación del metabolismo corporal

Estimulación del metabolismo corporal

Una de las mejores formas de adelgazar es mediante la estimulación del metabolismo. El metabolismo es quien regula el uso de las calorías que ingerimos, si se gastan o si se almacenan en forma de grasa.

La estimulación del metabolismo o aceleración del metabolismo con el objetivo mantener o recuperar la línea es cuestión de adoptar ciertos comportamientos. Una vez explicado en qué consiste el metabolismo lento y cómo una invasión por Cándida Albicans puede ser el mayor impedimento para adelgazar y mantenerse delgado, ha llegado el momento de activar y recuperar nuestro metabolismo corporal para conseguir estos objetivos.

El primer paso lógico para resolver un problema es ser consciente del mismo, entenderlo y tomar la decisión firme de afrontarlo con éxito. Por ello, es importantísimo tener presentes los factores que nos provocan un metabolismo lento.

Si no tenemos claramente decidido que este es nuestro propósito, fracasaremos, al igual que ocurre cuando nos sometemos a horribles dietas restrictivas que crean ansiedad y tienen fecha de caducidad.

Objetivo: Reducción de grasa, no bajar de peso

Algo realmente importante es entender y comprender que lo que debemos perseguir es adelgazar y no bajar de peso. Adelgazar es reducir la grasa del cuerpo. No nos interesa perder peso rápidamente y dejar acumulada la grasa perdiendo masa muscular o agua. Por este motivo, no debemos pasar hambre ni hacer daño a nuestro cuerpo con severas restricciones. El peso bajará, quizá más lentamente, pero lo realmente importante es liberar la grasa acumulada que nos hace estar flácidos y torpes además de llevarnos al sobrepeso y la obesidad.

Por todo ello, no es lo realmente importante subirse cada día a la báscula. La medida más eficaz y efectiva es bajar tallas y/o centímetros, y no tanto kilos de una forma fulgurante y equivocada.

Otra idea importante que debemos tener en cuenta es que el cuerpo se adapta a todo; por ello, si en un principio nos cuesta cambiar algunos hábitos, costumbres o comportamientos, no debemos preocuparnos. En menos de lo que pensamos estará resuelto y nos encontraremos encantados con las nuevas actitudes ya incorporadas a nuestras vidas.

Acelar el metabolismo para adelgazar

Recuperación y estimulación del metabolismo

Vamos, pues, a disponernos a trabajar la estimulación del metabolismo, algo que es más fácil de lo que en principio podemos sospechar; son sólo ciertos comportamientos que hemos de modificar y adoptar.

  • Una de las peores costumbres que más afecta a nuestro metabolismo negativamente es que no desayunamos adecuadamente. El desayuno es la comida más importante del día. Debemos abastecer de energía nuestro organismo para que se ponga en marcha y comience a funcionar. Si no desayunamos, no despertamos nuestro metabolismo. Todos conocemos la frase: “Desayune como un rey, coma como un príncipe y cene como un mendigo”.
  • Tomar los alimentos adecuados. No todos los alimentos son igual de beneficiosos para nuestro organismo y, por tanto, para nuestro metabolismo y nuestro bienestar. Tomen proteínas de alta calidad; carne (preferiblemente blanca), pescado, mariscos, quesos, huevos.
  • Relegue a un segundo plano los hidratos de carbono, especialmente aquellos que sean procesados o refinados.
  • Tome en abundancia vegetales, verduras y hortalizas de todo tipo, pero siempre acompañadas de proteína.
  • Beba abundante cantidad de agua: la deshidratación imposibilita al cuerpo a crear las sustancias alcalinas con las que contrarrestar la acidez. Los refrescos carbonatados incluidos los light o cero engordan.
  • Evitar malas combinaciones de alimentos; por ejemplo, las frutas fermentan al mezclarlas con proteínas como carne, queso o huevo y ello provoca una mala digestión y un desaprovechamiento de los nutrientes, además de gases.
  • Haga ejercicio de forma regular. No importa el ritmo con el que comience, pero está comprobado que el ejercicio estimulación del metabolismo ayudándonos a conseguir nuestro objetivo.
  • Las grasas no son las culpables. Tenemos la idea de que las grasas son lo único que nos engorda, pero esto es una verdad a medias. El aceite de oliva es magnífico para nuestra salud y para nuestro metabolismo. El error está en combinar las grasas con hidratos de carbono refinados.
  • Escuche su cuerpo. En ocasiones, son necesarios un aporte extra de vitaminas y probióticos que nos ayuden a realizar las funciones vitales de manera óptima.
  • Intente tener el estrés bajo control, y descanse el tiempo suficiente.A grandes rasgos es todo cuanto les quería trasmitir: no se prive de nada, y menos en una ocasión especial; equilibre sus platos y no abuse de aquello que nos puede perjudicar. Así podrá vivir con una dieta para toda la vida y mantener su peso y vitalidad.

Como casi siempre, el secreto está en las ganas, la motivación y la disciplina, nuestros mejores aliados. No esperen a una ocasión especial. Vivir cada día es especial; cuidarnos, nuestra gratitud hacia la vida.

Pida asesoramiento nutricional, no compren productos adelgazantes ni suplementos sin garantías sanitarias ni fuera de los establecimientos autorizados para ello. Sólo la farmacia puede garantizar todos los controles sanitarios.

Artículos Relacionados