Autocuidado, Cancer, Medicina y Salud, Nutrición

La estrecha relación entre el cáncer y el estilo de vida

Un tercio de todos los cánceres son causados por cuatro factores: el consumo de tabaco, la alimentación, el consumo de alcohol y la obesidad. Relación entre el cáncer y el estilo de vida

la relación entre el cáncer y el estilo de vida es evidente. Todos los que me seguís habitualmente ya habréis podido comprobar que me persigue una preocupación obstinada por el autocuidado, quizá consciente de cuántas enfermedades podrían evitarse si nos preguntásemos por qué enfermamos; qué hace que nos sintamos bien; cómo y por qué podemos estar sanos o enfermos.

En prácticamente todas las carreras universitarias que giran en torno a la medicina, se nos habla de “la enfermedad”: todo gira en torno a ésta y cómo tratarla. Pero yo, constantemente me pregunto qué hace que nos sintamos bien, cómo podemos y debemos tratar a nuestro cuerpo para mantener la salud.

Esta obsesión, confieso se hace cada vez más profunda a medida que profundizo en otras formas de curar y de mirar al ser humano y a los males que le perturban. Cada vez más en mis rastreos por el camino paralelo de la homeopatía o de la nutrición celular activa, llegan a mis manos documentos procedentes de la Comunidad Científica que concuerdan con mis ideas y pensamientos. Me interesa descubrir el alma de la enfermedad, el origen, para así poder evitarla en la medida de lo posible.

Cada vez más encuentro documentos que no solamente tratan de cómo aliviar la enfermedad y alargar la vida, sino que hablan de alimentación, ejercicio, sistema inmunitario, poder de autocuración, influencia de las emociones, la fundamental relación de la digestión con el bienestar, la acidez o alcalinidad de nuestro medio interno y cómo influye en la aparición o no de enfermedades, las colonias de bacterias negativas que se descontrolan…  Esta es la realidad que me fascina.

La relación entre el cáncer y el estilo de vida es directo

La relación entre el cáncer y el estilo de vida es directo

La influencia que ejerce sobre nuestra salud lo que comemos, cómo lo comemos, el ejercicio, la gestión del estrés, son de nuevo descritos en otro interesantísimo artículo que ha llegado hasta mis manos y que tienen una directa relación entre el cáncer y el estilo de vida.

En muchos de mis post he hablado de la importancia de una dieta alcalina, algo en lo que me reafirmo más cada día. El equilibrio del pH interno es esencial en la prevención y tratamiento de muchas enfermedades, incluido el cáncer, y precisamente este tipo de dieta, nos aleja de los alimentos que son senderos directos a la enfermedad y a la acidez de nuestro medio interno.

La dieta alcalina no es una dieta de moda. No es una dieta para adelgazar, aunque en la realidad es uno de sus beneficios; es una dieta para vivir con salud.

Generalmente, los hábitos que practicamos con mayor regularidad en la sociedad actual son en su gran mayoría los responsables de la epidemia de cáncer que estamos viviendo, y estos hábitos tienen una relación directa con la acidez de nuestro medio interno.

La alimentación errónea como hemos comentado anteriormente es el punto número uno que en casi la mayoría de los casos deberíamos corregir:

  • Carnes procedentes de explotaciones industriales
  • Productos manufacturados, procesados
  • Bebidas edulcoradas
  • Todo tipo de azúcares…

relación entre el cáncer y el estilo de vida

Los azúcares nos llevan a todo tipo de enfermedad crónica, promueven la inflamación interna, promueven los radicales libres, las grasas animales trans, grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas.

Hay que destacar que las grasas beneficiosas son necesarias, ya que las membranas celulares están formadas por grasa y constituyen su cerebro. Las grasas saludables son las grasas omega, especialmente omega 3 y omega 9.

Por último, otro factor de riesgo importantísimo a tener en cuenta para evitar en la medida de lo posible la enfermedad es el contenido de xenoestrógenos, sustancias químicas que imitan al estrógeno como el BPA, Se encuentra en el revestimiento de latas y plásticos, y contaminan así a los alimentos. Este problema de exceso de hormonas presentes en todos los productos de uso diario, está provocando desarrollos prematuros en los adolescentes.

Se trata de tu cuerpo, pórtate bien con él, su destino está en tus manos

La dieta alcalina, de la que soy defensora a ultranza, promueve un cuerpo sano, restablece los niveles óptimos de energía, limpia el sistema de toxinas, ralentiza las señales del envejecimiento, reduce la inflamación interna y el estreñimiento, fortalece los huesos (vitamina D y entorno alcalino) e identifica los alimentos y los hábitos que nos ayudan a funcionar mejor y preservar la salud.

Resumiendo todo lo anterior, nos encontramos frente a una filosofía de vida, con la cual además es cómodo y fácil sobrevivir en la calle y día a día, porque no estamos ante una forma de alimentación excluyente al 100% de ninguno de los alimentos; se trata de compensar y encontrar el equilibrio.

ALIMENTACIÓN – HORARIOS – GESTIÓN DE ESTRÉS – DORMIR BIEN – EJERCICIO – HIDRATACIÓN.

COME BIEN, VIVE BIEN, ENVEJECE BIEN.

Artículos Relacionados