Autocuidado, Nutrición

La importancia de las dietas alcalinas

¿Sabías que puedes prevenir la aparición de numerosas enfermedades simplemente con una alimentación que mantenga la alcalinidad de tu organismo?. Todo sobre las Dietas alcalinas

Últimamente leemos y escuchamos mucha información sobre la importancia de las dietas alcalinas y mantener el cuerpo alcalino. Vamos a profundizar un poco en las dietas alcalinas una de estas alternativas saludables de moda para mejorar nuestra AUTOCUIDADO del día a día. Conoceremos que implicaciones tiene la dieta alcalina en el mantenimiento de la salud física, mental y emocional para vivir en salud. Al fin y al cabo somos lo que comemos.

El grado de acidez o alcalinidad se mide a través de una escala, conocida en química como escala de pH (potencial de hidrógeno), que va de 0 (acidez extrema) a 14 (alcalinidad extrema), siendo el 7 el valor neutro. Entonces, entre 0 y 7 tenemos valores de acidez y entre 7 y 14 los de alcalinidad.

 ¿Cómo mantiene el organismo el pH en valores óptimos entre 7,40 y 7,45 (“pH alcalino = pH de la salud”)?

Nuestro organismo está produciendo continuamente sustancias ácidas (ácido carbónico, ácido úrico, ácidos grasos de deshecho) como resultado del metabolismo de trillones de células que lo constituyen. Pero afortunadamente disponemos de mecanismos naturales para neutralizar esta acidez y mantener niveles alcalinos, gracias a sistemas de eliminación y gracias a la existencia de unas sustancias llamadas bases o sustancias alcalinas.

Dietas alcalinas a base de alimentos de origen vegetal

Dietas alcalinas a base de alimentos de origen vegetal

La principal fuente de bases son los alimentos de origen vegetal: Hortalizas, Verduras, Frutas, Algas… Por el contrario los alimentos ácidos los constituyen las carnes, hidratos de carbono, bollería industrial, bebidas carbonatadas…

En los casos en los que se produce un exceso de ácidos circulantes que el organismo no es capaz de neutralizar por sí mismo la sangre recurre a dos mecanismos de emergencia para restaurar el pH:

  • En primera instancia, deposita los ácidos en tejidos a la espera de mayor aporte alcalino, produciendo reuma, problemas circulatorios, afecciones en la piel, lesiones en las mucosas, afecciones respiratorias…
  • El otro mecanismo es recurrir a la reserva alcalina de los huesos, dientes, y otros tejidos, “robando” las bases minerales (calcio, magnesio, sodio…).

Así se pone en marcha el mecanismo de descalcificación y desmineralización produciéndose osteoporosis y degeneración de articulaciones.

  • Aparte de los problemas originados por los dos mecanismos de emergencia para restaurar el pH antes mencionados, la acidosis, además, disminuye la capacidad de los glóbulos rojos para almacenar oxígeno y además la sangre pierde eficiencia para eliminar los residuos celulares. Por tanto, la sangre no nutre y no limpia las células. A esto se suma que, las sustancias ácidas actúan como un “escudo” que impide que las células incorporen el oxígeno y nutrientes en la cantidad necesaria y liberen las sustancias de deshecho de manera eficaz , abriéndose la puerta a cualquier enfermedad.
  • La acidez alta y mantenida favorece la formación de coágulos obstruyendo las venas, y genera numerosos problemas cardiovasculares
  • La acidez es responsable de muchos casos de obesidad. El organismo, que es una sorprendente máquina de supervivencia, genera un “estado de emergencia”: empieza a fabricar células grasas porque son estas células las que van a retirar el exceso de sustancias ácidas corrosivas para el organismo. Se trata de un mecanismo de supervivencia. Las células grasas actúan como esponjas para protegernos
  • La excesiva acidez provoca la rotura de las membranas celulares, lo que ocasiona envejecimiento prematuro y muchas enfermedades. De hecho este mecanismo químico es el que se utiliza para marinar la carne: se coloca en medio ácido durante un tiempo hasta que se consigue la rotura de las membranas con el fin de disminuir la dureza y mejorar la textura.
  • Se produce retención de líquidos con el fin de diluir todas esas toxinas ácidas “debilitando el escudo” para favorecer la llegada de los nutrientes a las células y la salida de los residuos celulares
  • Un exceso de ácidos “ensucia” los filtros del cuerpo encargados de eliminar las sustancias ácidas, lo que a su vez, empeora el problema

 ¿Qué síntomas tenemos cuando nuestro cuerpo está ácido?

 Son muchos los síntomas que podrían aparecer, por mencionar algunos, citaremos:

  • Tristeza, tendencia a la depresión, nerviosismo, irritabilidad, poca tolerancia al dolor, insomnio
  • Dolor de cabeza, saliva ácida, encías inflamadas y sensibles, irritación de las amígdalas y faringitis que conduce a infecciones repetidas de las mucosas, caries, dientes agrietados y frágiles
  • Irritación e infecciones en vías respiratorias
  • Dolor de estómago, gases, gastritis e incluso úlceras
  • Predisposición a inflamaciones intestinales y alteración de la flora intestinal lo que ocasiona desajustes en muchas funciones como la inmunidad, alteración de la permeabilidad y síndromes de malabsorción de alimentos
  • Orina ácida, irritación y ardor en vejiga y uretra. Cálculos renales y en vejiga
  • Sudor ácido, piel seca
  • Calambres y espasmos. Lumbago, tortícolis, crujidos en las articulaciones, pérdida de elasticidad

El cuerpo ácido durante períodos prolongados de tiempo puede causar enfermedades importantes como:

  • Enfermedades cutáneas como dermatitis y psoriasis
  • Anemia
  • Enfermedades en el sistema nervioso central (parkinson, esclerosis…)
  • Enfermedades del riñón
  • Diabetes
  • Colitis ulcerosa
  • Cáncer

Las dietas alcalinas y alimentos acidificantes

De lo visto, podemos concluir que para ayudar al trabajo normal de la sangre y las células, debemos ser cuidadosos en los aportes que realizamos a nuestro cuerpo a través de los alimentos que ingerimos. Por un lado tratando de evitar alimentos acidificantes, y por otro incrementando la provisión de bases a través de una mayor ingesta de alimentos alcalinizantes. Todo esto complementado con un buen aporte de oxígeno, a través del movimiento y ejercicio, y cuidando la limpieza de los órganos depurativos (hígado, riñón, pulmón y piel) encargados de eliminar los ácidos, para su buen funcionamiento (tomando infusiones depurativas, homeopatía, Terapias de drenaje y detoxificación, dietas “limpias”…)

Dietas alcalinas a base de alimentos de origen vegetal

Existen muchas listas de alimentos acidificantes y alcalinizantes en internet que os ayudarán a seleccionar los mejores alimentos para cuidar vuestra salud y tener un cuerpo “alcalino”. Todos estos alimentos nos ayudaran a llevar una dieta más equilibrada y beneficiosa para nuestro organismo y que

En un cuerpo alcalino no existe enfermedad, han llegado a asegurar muchos especialistas.

La Top Model Elle Macperson es un icono de la dieta alcalina, que además de preservar la salud, contribuye a mantenerse en plena forma y a mantener un cuerpo delgado.

CONSULTA EN NUESTRA FARMACIA LOS APORTES A BASE DE ALGAS VERDES PARA CONTRIBUIR A ALCALINIZAR TU ORGANISMO.

Artículos Relacionados