Protección Solar

Ponerse moreno de forma saludable

Ponerse moreno de forma saludable

Solemos pensar que si no nos aplicamos protección solar nos broncearemos más rápido, y para algunos la estética prima por encima de la salud. Derribamos algunos mitos sobre tomar el sol, hoy hablamos de ponerse moreno de forma saludable

Ponerse moreno de forma saludable es importante; el sol aporta a nuestro organismo multitud de beneficios y necesitamos tomar el sol, pero con precaución.

La piel es el órgano más grande que tenemos y con la reducción de la capa de ozono y la cultura del bronceado, la exponemos más que nunca y necesitamos una correcta protección solar. Ya hemos hablado sobre lo poco que conocemos el peligro de tomar el sol de forma irresponsable y de los daños que puede ocasionarnos si no empezamos a poner remedio. Es cierto que las cremas bloquean parte de la radiación y el bronceado se ralentiza, pero si lo que quieres es estar moreno (y sano) durante más tiempo, usar la protección acorde a tu fototipo de piel te ayudará. Y es que los fotoprotectores adecuados prolongan el bronceado y procuran que éste luzca de un tono más atractivo.

La explicación a la necesidad de utilizar una adecuada protección, está en la acción que produce la radiación ultravioleta en nuestro organismo. En estos meses de primavera-verano, el índice UV se dispara y protegerse bien es más importante que nunca. Además pasamos más horas al aire libre.

Radiaciones ultravioletas e infrarrojas

Afectan a la piel aquellas radiaciones solares que pueden penetrar la capa de ozono de la atmósfera: los ultravioletas y los infrarrojos. Los Rayos UVA y Rayos UVB forman parte del espectro electromagnético que constituye la luz, se encuentran en el espectro a la derecha de la luz visible.

Los ultravioletas son UV B y A. Los UVB, lo hacen sobre todo en verano, afectan a la capa superficial de la piel (epidermis) y nos provocan efectos a corto plazo como el bronceado y las quemaduras si no hemos tenido cuidado. Y los UV-A, que son de mayor longitud de onda, penetran en nuestra piel sin que nos demos cuenta durante los 365 días del año, alcanzando una capa más profunda o dermis, donde son capaces de causar graves daños a largo plazo: el fotoenvejecimiento al aumentar el número de radicales libres, las manchas, la alteración de las defensas de la piel e incluso cáncer cutáneo. Los rayos UVA de cabina son igual de nocivos que los del sol y hay que evitarlos para ponerse moreno de forma saludable.

Infrarrojos-A, que llegan más profundo, hasta la hipodermis, y sus consecuencias son las arrugas profundas, la pérdida de firmeza y elasticidad de la piel, la aparición de arrugas y manchas, y otros efectos nocivos para la salud de la piel, lo que se hace absolutamente necesario protegerse frente a la radiación IR-A, cuando estamos expuestos al sol.

El IR-A aumenta la expresión de un enzima que destruye las fibras de colágeno, e impide la síntesis de nuevo colágeno, por ello, el resultado es una piel envejecida prematuramente, con más y más profundas arrugas, junto a la pérdida de firmeza, así como, flacidez y descolgamiento, según expone el Environmental Health Research Institute de la universidad de Düsseldorf en colaboración con los Laboratorios alemanes STADA. Contra ellos protegen antioxidantes muy potentes.

  • Elegir el factor adecuado dependiendo de tu fototipo de piel,
  • Repetir la aplicación cada dos horas,
  • Repetirla después de salir del agua,
  • No tomar el sol de manera directa en las horas centrales del día, para ponerse moreno de forma saludable
  • Proteger aquellas zonas en las que el fotoprotector no llega utilizando sombreros de ala ancha, gafas de sol, incluso camisetas en aquellas personas que requieran de una protección más elevada, nos ayudará a no tener que decidir entre tomar el sol y broncearnos y gozar de una piel sana.

Ponerse moreno de forma saludable

¿Cuáles son los fototipos de piel y de qué depende?

El fototipo, define el tipo de respuesta de la piel al sol, depende de la cantidad de melanina en la piel y se evalúa en una escala del 1 al 6. Conocer cual es tu fototipo de piel es vital para ponerse moreno de forma saludable.

  • Fototipo I-II: Pieles extremadamente sensibles al sol, siempre se queman en la exposición solar y no se broncean. También adecuado para pacientes en tratamiento con medicamentos fotosensibles y para embarazadas. Hay que preguntar al farmacéutico o al médico si un medicamento o enfermedad nos produce fotosensibilidad antes de llevarnos desagradables sorpresas.
  • Fototipo III-IV: Pieles sensibles al sol y/ o pieles que se queman a menudo al exponerse, aunque se broncean ligeramente.
  • Fototipo V: Pieles poco sensibles al sol. Toleran la exposición solar sin problemas de fotosensibilidad.
  • Fototipo VI: Pieles resistentes al sol. Pieles que casi nunca se queman.

¿Qué el Factor de Protección Solar (FPS) y como calcularlo?

El factor de protección solar (FPS) nos indica el aumento de tiempo en que la piel puede permanecer al sol, sin sufrir sus efectos nocivos: enrojecimiento, eritema solar y quemaduras. Nos dice cómo protegernos de los UV-B, pero todavía no se ha determinado científicamente como medir la incidencia de los UV-A, que son los más peligrosos: no hay que dejarse engañar.

Por lo que, además de utilizar el FPS apropiado hay que usar los fotoprotectores orales, que llegan a la dermis a través del torrente sanguíneo reforzando las defensas naturales.

Los datos hablan por sí solos: el cáncer de piel es el tipo de cáncer más frecuente en el ser humano. De entre ellos, el melanoma es el más agresivo de todos y deriva de la alteración de las células del pigmento de la piel. Su incidencia en España ha aumentado un 38% en los últimos cuatro años, y cada año se detectan 4000 nuevos casos.

La supervivencia ante este tipo de cáncer depende de la fase en la que se detecte, por eso el diagnóstico precoz es vital. Normalmente, la probabilidad de desarrollar un cáncer de piel es mayor en personas que presentan gran cantidad de lunares.

Revisiones periódicas

Revise su piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Esos cambios pueden ser un signo de cáncer en la piel.

Los protectores solares deben aplicarse entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse al sol. En general, deben reaplicarse después de haber pasado 80 minutos en el agua o si se ha transpirado en gran cantidad o cada 2 horas fuera del agua. Siga cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del producto y pregúntele a su farmacéutico cualquier cosa que no entienda.

Protectores solares de farmacia

[/vc_column_text]

Fotoprotector ISDIN Active Oil SPF30
Cerrar

Fotoprotector ISDIN Active Oil SPF30

17,90
Comprar
-12%
Fotoprotector ISDIN Fusion Air SPF50+
Cerrar

Fotoprotector ISDIN Fusion Air SPF50+

21,91 19,18
Comprar
-16%
Heliocare 360 Capsulas 30 unidades
Cerrar

Heliocare 360 Capsulas 30 und.

30,43 25,55
Comprar
Heliocare 360 Mineral Tolerance Fluid SPF50+
Cerrar

Heliocare 360 Mineral Tolerance Fluid SPF50+

23,45
Comprar
Heliocare 360º Pediatrics Spray SPF 50+ 200ml
Cerrar

Heliocare 360 Pediatrics Spray SPF 50+ 200ml

20,50
Comprar
Heliocare Color Toque de Sol SPF 50 50ml
Cerrar

Heliocare Color Toque de Sol SPF 50 50ml

16,45
Comprar
-6%
Sesderma Repaskin Fotoprotector Corporal Spf50
Cerrar

Sesderma Repaskin Fotoprotector Corporal Spf50

22,96 21,50
Comprar
Cerrar

Sesderma Repaskin Fotoprotector Spf50 Toque Seco

19,97
Comprar
[/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario