Autocuidado, Nutrición

Beneficios de los alimentos probióticos

Beneficios de los alimentos probióticos

Una buena salud intestinal es importantísima para la salud digestiva, para el sistema inmunitario y para nuestra salud en general. Hoy tratamos los beneficios de los alimentos probióticos naturales

En el intestino humano habitan unos cien trillones de bacterias, aproximadamente un kilo y medio de bacterias alojadas en nuestro intestino. El conjunto de todas estas bacterias que habitan dentro de nosotros es lo que se denomina flora intestinal y son huéspedes imprescindibles para la Salud. Los alimentos probióticos ayudan a cuidar esa flora.

Estos huéspedes tienen con nosotros una relación de beneficio mutuo: nosotros les garantizamos la supervivencia porque obtienen energía y nutrientes a través de los alimentos, y ellas nos proporcionan una serie de funciones (esencialmente enzimáticas) que posibilitan la digestión de alimentos haciéndolos asimilables, la síntesis de vitaminas y la estimulación del tejido inmunitario intestinal proporcionándonos defensas.

Alimentos probióticos y antibióticos

Pocos saben que la degradación inicial de los alimentos, en muchos casos la realiza la flora y no los jugos intestinales, es por ello que en los últimos tiempos se le esté dando tanta importancia a un buen equilibrio de nuestra flora intestinal y la recomendación de tomar alimentos probióticos naturales.

Las bacterias nos benefician evitando el desarrollo de muchas enfermedades causadas por microrganismos patógenos. El intestino es un lugar apetecible para cualquier microorganismo: bacterias, virus y hongos.

Los problemas aparecen cuando se altera la flora bacteriana de nuestro intestino, produciéndose un desequilibrio en la población de bacterias beneficiosas en favor de la aparición de bacterias perjudiciales o patógenas.

Los antibióticos son sin duda los peores enemigos de la flora. Nos llegan por consumo directo, prescritos o automedicados, y a través de los alimentos de origen animal tratados con antibióticos (que son la mayoría de los animales que se crían de forma industrial; se les administra tanto para curarlos como para prevenir enfermedades). También se añaden a la leche como aditivos sobre todo en la industria láctea. Por tanto estamos sometidos a un goteo continuo de antibióticos.

alimentos probióticos naturales

Enfermedades relacionadas con la flora intestinal

En base a lo que hemos explicado, podemos decir que hay muchas enfermedades que podrían ser corregidas reestableciendo y manteniendo en condiciones adecuadas nuestra flora intestinal.

Algunas clínicas alemanas están desarrollando terapias efectivas para padecimientos crónicos, en las que se incluye el restablecimiento de la flora intestinal benéfica. Se han obtenido muchos resultados positivos en gran variedad de trastornos: infecciones respiratorias, digestivas y de vías urinarias, artritis reumatoide, candidiasis crónica (infección por el hongo Cándida).

Por ejemplo en el caso de las anemias por falta de hierro se ha observado una importante mejoría al restablecer las bacterias intestinales, porque ayudan a la transformación del hierro que ingerimos con los alimentos vegetales, convirtiéndolo en una forma soluble y fácilmente asimilable.

¿Cómo actúan y cuáles son los beneficios de los alimentos probióticos?

La palabra probiótico es una palabra de origen griego que significa “a favor de la vida” por lo tanto después de un tratamiento con antibióticos e incluso de forma esporádica es más que aconsejable y beneficioso el aporte de los alimentos probióticos, junto con una alimentación saludable, rica en vegetales y frutas.

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud de la persona que los toma, gracias a que ayudan a un mejor funcionamiento de nuestra flora intestinal.

alimento probiótico

Nos ayudan a recuperar el equilibrio de la flora intestinal destruida y por lo tanto al correcto funcionamiento de nuestro aparato digestivo.

  1. Ayudan a reforzar e incrementar nuestras defensas.
  2. Pueden mejorar los trastornos digestivos como la diarrea, el estreñimiento, pesadez, gases y mal aliento.
  3. Mejoran la absorción de nutrientes como el calcio,  el hierro y  el magnesio nos ayudan a digerir mejor la comida.
  4. Producen vitaminas y otras sustancias beneficiosas para el organismo, por ejemplo vitaminas del grupo B y vitamina K.
  5. Ayudan a prevenir y mejorar los síntomas de enfermedades inflamatorias a nivel intestinal y también a nivel cutáneo.
  6. Ayudan a prevenir alergias alimentarias.

Ahora bien, no debemos sucumbir a la publicidad sin contrastar, ya que todos los alimentos probióticos no son iguales, no todos poseen las mismas cepas ni las mismas concentraciones. Además hay probióticos específcos para la regeneración de diferentes mucosas y sistemas del organismo que solamente podemos adquirir con un correcto asesoramiento.

Ya saben nuestra filosofía: Cuídense siempre y en cualquier circunstancia y demos la bienvenida al mundo de los probióticos ya que siendo inofensivos son una nueva herramienta de salud. La alimentación es primordial, ya que hay que recordar que somos lo que comemos