Belleza, Cosmética

Ácido Glicólico, el activo de la juventud para tu piel

Quizá no hayas oído hablar del ácido glicólico, pero es uno de los mejores activos anti-edad. Debido a sus propiedades exfoliantes, es capaz de producir un peeling en nuestra piel con cada aplicación, consiguiendo una piel nueva cada día, renovada, más lisa y más luminosa.

Dicho de otra manera, es capaz de transformar un cutis opaco, manchado, arrugado o con marcas, en un cutis de estreno. Es extremadamente efectivo por su alta acidez y fácil solubilidad que favorece la penetración en la piel con rapidez.

Un peeling es cualquier técnica que provoca un “pelado” de la piel. El peeling químico es uno de los tratamientos médicos de rejuvenecimiento facial más habituales en los centros de estética.

El principal objetivo del peeling es quitar todas las células dañadas y envejecidas para estimular un recambio celular, estimulando el ciclo de renovación celular de la epidermis y, por tanto, que salga una piel nueva.

¿Qué es el ácido glicólico?

El ácido glicólico es un activo ácido perteneciente a la familia de los alfahidroxiácidos (AHA´S). Dependiendo de su concentración obtendremos mayor o menor potencia sobre nuestra piel.

Este hecho va a ser un indicador de si lo utilizarán médicos estéticos y dermatólogos en sus consultas, o bien lo podremos utilizar en nuestra casa y a diario, pues existe un gran número de cosméticos en el mercado que lo incluyen en sus formulaciones.

Algo imprescindible, es que en el caso de uso diario en casa, siempre esté recomendado por un especialista y en este caso es el farmacéutico.

Beneficios del ácido glicólico

El peeling con glicólico está indicado para todo tipo de público y de todas las edades, por ello son muchas sus aplicaciones en cosmética, ya que como hemos mencionado actúa sobre varios procesos bioquímicos de la piel. Sus indicaciones más valoradas detalladamente son:

  1. Exfolia suave y eficazmente la piel, eliminando células muertas y regenerándola.
  2. Elimina manchas producidas por el sol, el envejecimiento, el acné severo, etc.
  3. Elimina líneas de expresión como las líneas de la frente, comisura de los labios, etc.
  4. Cura el acné restaurando la fibra en los tejidos de la piel dañada, cicatrizando heridas y borrándolas.
  5. Humecta y mantiene fresca la piel evitando su envejecimiento prematuro, dando luminosidad y embelleciendo rostros apagados. Así mismo predispone la piel para que la absorción de posteriores cosméticos penetre y actúe de forma óptima.
  6. Protege el colágeno y la elastina de la piel.

Uso del ácido glicólico

En los Cosméticos que encontramos en la farmacia el porcentaje de ácido glicólico existente suele ser entre el 15 y el 20%. Para pieles sensibles sería menor. En algunos casos como en el tratamiento del acné o envejecimiento severo, se puede llegar a concentraciones del 50-70%, para conseguir una eliminación total de las células.

Es normal que en las primeras aplicaciones notemos picor en la piel. Incluso alguna pequeña reacción local propia del primer contacto del ácido con nuestra piel. Es algo pasajero y transitorio y al tercer día aproximadamente de la primera aplicación desaparece.

Me parece interesante destacar que, además de la función estética que hemos visto, el ácido glicólico va más allá de un simple cosmético al servicio de la belleza, convirtiéndose en un COSMECÉUTICO (Cosmético con más poder de acción).

Los peelings pueden ser una herramienta en medicina preventiva. Al eliminar de la piel células dañadas estamos eliminando células con potencial riesgo de convertirse en un tumor en la piel.

Por tanto, esta técnica podría convertirse, junto con la protección solar, en una estrategia importante contra uno de los tumores más comunes en nuestro país: el cáncer de piel.