Actualidad, Autocuidado, Belleza, Cosmética, Informacion

Cabina de estética en la farmacia ¿Por qué?

Aunque para nosotros es un concepto innovador, las farmacias más punteras de nuestro país hace tiempo que prestan este servicio.

La finalidad es ofrecer tratamientos diseñados para la belleza, juventud y perfección. Perseguimos un antienvejecimiento inteligente y saludable, así como la buena salud de la piel como forma de autocuidado responsable, con un asesoramiento personalizado y altamente profesional que garantice un servicio de calidad, y confianza, para obtener la mejor versión de ti misma.

Nuestra misión es conseguir resultados y sabemos que, para lograrlos, necesitamos combinar los tratamientos de cabina con la mejor cosmética para llevarte a casa y con complementos nutricionales para tratar el problema desde el interior si hiciese falta; todo ello en combinación con la aparatología más vanguardista.

Durante años hemos trabajado con muchísimas líneas de dermocosmética en la farmacia ayudando a nuestros clientes a encontrar los productos más adecuados para el cuidado de su piel.
Ahora ha llegado el momento de ir más allá, de ofrecerles tratamientos de cabina de última tecnología para combinar con su rutina diaria de belleza y así poder obtener los mejores resultados.

Resumiendo todo lo anterior, lo que nos proponemos es unir las técnicas más efectivas, la aparatología más puntera, la cosmética tópica premium: cosmecéuticos y la nutricosmética, con todo nuestro conocimiento, ganas e ilusión para ayudaros a conseguir la piel de vuestros sueños.

[products limit=»4″ columns=»4″ skus=»FL3014, FL2993, FL3294, FL5201″ orderby=»date» order=»desc»]

¿Qué son los cosmecéuticos?

Son cosméticos que aportan ingredientes activos capaces de inducir a un cambio en la piel por la forma en que actúan. Se puede decir que es una mezcla entre los cosméticos y los medicamentos, o dicho de otra manera, es la relación cosmético-farmacéutico. Lo que significa que es la combinación óptima para embellecer y cuidar la piel a través de lo más visible y duradero.

cosmeceutica

¿Para qué sirven los cosmecéuticos?

Sirven como adyuvantes en el tratamiento de enfermedades en la piel. A diferencia de los cosméticos, que no modifican la estructura de la piel porque su efecto es transitorio, los cosmecéuticos sí lo hacen y tienen un efecto duradero.

La clave reside en que usan concentraciones más altas de algunas sustancias activas que los cosméticos ordinarios.

¿Cuáles son los cosmecéuticos más comunes?

  • Los retinoides (retinol).
  • Los hidroxiácidos y otros exfoliantes (como el ácido salicílico).
  • Los antioxidantes (vitamina C, E, ácido lipoico).
  • Los despigmentantes (ácido kójico, hidroquinona)

[products limit=»4″ columns=»4″ skus=»FL5099, FL1144, FL3288, FL3016″ orderby=»date» order=»desc»]

La unión de las palabras cosmética y farmacéutica describe ese híbrido que se caracteriza por ir más allá de las fórmulas tradicionales gracias a sustancias activas pero no medicamentosas.

Es aquel preparado que se encuentra entre un medicamento, ideado para curar o prevenir enfermedades, y un cosmético, que sirve para embellecer o disimular alguna característica de la piel.

Éstos poseen una concentración más elevada que los cosméticos clásicos para actuar con mayor eficacia. Tienen concentraciones superiores a las de los cosméticos publicitarios y están fabricados bajo estrictos estudios de calidad, seguridad y eficacia, si los comparamos con cosméticos que anuncian grandes efectos.

Otro de los puntos diferenciales es que, mientras un cosmético clásico se puede comprar en un supermercado o perfumería, los cosmecéuticos requieren un profesional especializado que conozca la piel de su cliente-paciente y personalice o controle su tratamiento.

En la mayoría de los casos, deberían ser prescritos por personal sanitario cualificado, con un alto grado de conocimiento de la bioquímica de la piel y la actividad metabólica de la misma, pues la elevada concentración y la especificidad de algunos de los componentes pueden conllevar reacciones adversas o efectos secundarios no deseados. Si los productos no son correctamente elegidos para la piel o los problemas que se presentan, no todo el mundo puede usarlos, y una mala utilización puede provocar irritaciones, entre otros efectos.

Tampoco los resultados son los mismos. El valor añadido está en que tienen una función más determinada, al tratarse de principios científicos que transforman la piel aportando una diferencia visible y a largo plazo.

Es la ciencia al servicio de la belleza

cosmeceuticos farmacia

¿Dónde surge?

Por ejemplo, la Farmacia Aurelio Montesinos, es una de las farmacias históricas de Madrid, establecida en el Barrio de Salamanca desde 1928.
Don Aurelio fue un gran visionario y en la búsqueda de ofrecer a sus clientes algo diferente, fijó su vista en la estética y la belleza, y supo conquistar al público femenino de entonces a través de la cosmética con la revolucionaria crema de belleza «Jugo de perlas», cuyo eslogan era: «No se lo diga a su amiga».

Por lo que si paseamos por la historia, este es solo un ejemplo de que la formulación de la cosmética nace en la farmacia y no es ninguna novedad, sino una adaptación a los nuevos tiempos, sin que ello suponga en ningún momento motivo de intrusismo profesional; más bien, la ilusión de ofrecer en Ciudad Rodrigo un servicio cada vez más demandado.

Los proteoglicanos suponen otro ejemplo de que el farmacéutico es el que domina “mezclar según arte”.

Otro ejemplo histórico sería la aparición de la primera agua de colonia y del primer jabón de la historia, en este caso de la mano de los farmacéuticos Roger&Gallet, y así un sinfín de ejemplos en los que la química y la tradición se han fundido con la innovación, suntuosidad y refinamiento.