Autocuidado, Belleza, Cosmética, Informacion

Factores de Crecimiento Epidérmico: el presente y el futuro de nuestra piel

Inmaculada Vicente

Aunque el descubrimiento de estas moléculas se produjo hace más de 30 años, hecho que le mereció el galardón de Premio Nobel de Medicina a sus descubridores, el mundo de la cosmética no para de sorprendernos con nuevos avances en nuevas formulaciones, incorporando nuevos ingredientes en una vertiginosa carrera para conseguir dar con la fórmula más avanzada.

Los últimos tiempos, seguro que has oído hablar de los llamados Factores de Crecimiento Epidérmico y su uso en belleza.

¿Qué son los factores de crecimiento epidérmico?

Los factores de crecimiento epidérmico o EGF (Epidermal Growth Factor) son proteínas que produce nuestro propio organismo. Estimulan el crecimiento, proliferación y diferenciación de las células de la piel. Concretamente actúan sobre queratinocitos (células de la epidermis) y fibroblastos (células de la dermis).

En otras palabras, los EGF hacen que la piel se regenere; también estimulan al fibroblasto para crear colágeno, elastina y ácido hialurónico (imprescindibles para una piel tersa y de buen aspecto).

Dada su función, los EGF juegan un papel importante en el mantenimiento de una piel joven y sana; algo que la industria cosmética no ha pasado por alto. Debido a sus propiedades regenerativas, estos EGF se usan para prevenir y revertir los efectos del envejecimiento en la piel.

Como hemos dicho anteriormente, son unas sustancias, proteínas, que produce nuestro propio organismo y que se encuentran en nuestra sangre.

Función de los factores de crecimiento epidérmico

En la piel, como en el resto de las células del cuerpo, esta proteína tiene la capacidad de estimular la vida de las células, tanto en su desarrollo como en su renovación y supervivencia. Son, en definitiva, activadores celulares del proceso biológico de las células cutáneas, que tienen una importante función en el mantenimiento y proceso de renovación de cada célula.

Son muy utilizados en medicina estética, reparadora y antienvejecimiento. También en el proceso de curación y cicatrización de las heridas también, incluidas las quemaduras. Se usan tanto en medicina como en cosmética. En medicina, este activo se aplica en forma de inyecciones, generalmente como mesoterapia y se hace penetrar el plasma hasta la zona indicada. Con ello se consigue que la piel se vea más firme y activada; pues en cierto modo estamos estimulando la circulación sanguínea.

Al aplicar los productos cosméticos que contienen Factor de Crecimiento Epidérmico en la piel, es posible detener y ralentizar el proceso de envejecimiento cutáneo ya que estimulan a los fibroblastos para generar colágeno, ácido hialurónico y elastina. Esto ayuda a mejorar la apariencia de la piel aportando volumen y reducir la apariencia de las líneas de expresión.

Al aplicarlos en altas concentraciones, los EGF consiguen esa comunicación a través de las diferentes capas de la piel estimulando y aumentando la velocidad de la  producción del colágeno. Está demostrado que los EGF de ambos orígenes, humano y vegetal, logran la ansiada regeneración.

Es especialmente útil aplicar productos exfoliantes durante la noche, por la mañana esta proteína acelerará la reparación de la piel.

Tecnología SCA Biorepair

La Tecnología SCA, la biotecnología y la bioingeniería son en este sentido responsables de lo que podríamos denominar genialidad en el mundo de las nuevas aportaciones a la medicina, y dentro de esta, a la Dermocosmética como es el caso que nos ocupa.

Laboratorios Cantabrialabs en este sentido y fruto de su propia investigación, cuentan con una tecnología inédita y exclusiva: SCA Biorepair. Es el activo base de la línea de cosmética antiedad capaz de reactivar la regeneración celular.

Obtenida de la secreción purificada del caracol, es una potente fuente natural de regeneración cutánea con propiedades antioxidantes y reparadoras. Posee la capacidad de restaurar elementos estructurales dañados y procesos bioquímicos alterados como consecuencia de la exposición a agresiones externas; como sucede en las radiodermitis y en el fotoenvejecimiento cutáneo por efecto de las radiaciones ultravioletas.

¿Cómo actúa la Tecnología SCA Biorepair?

El envejecimiento de la piel es el resultado del efecto combinado de la edad, envejecimiento intrínseco, y los factores ambientales, envejecimiento extrínseco. Ambos procesos provocan una alteración en los elementos estructurales de la piel.

La tecnología SCA Biorepair ha demostrado en diversos estudios científicos que favorece la restauración cutánea a través de diferentes mecanismos:

  • Posee actividad antioxidante para atrapar e inhibir la generación de radicales previniendo el daño cutáneo.
  • Induce la proliferación de fibroblastos y aporta una mayor capacidad de respuesta y de activación del metabolismo celular. Esto se traduce en un evidente rejuvenecimiento.
  • Posee actividad colagenasa que permite el recambio del colágeno deteriorado. Esto, unido a que favorece la síntesis de colágeno, le da la capacidad de recambiar la matriz extracelular.
  • Mejora la elasticidad y la hidratación de la piel.

La tecnología SCA factores de crecimiento, consigue actuar a nivel dermis, donde la célula principal es el fibroblasto. Los fibroblastos de nuestra piel, con el paso del tiempo unido a las agresiones ambientales a las que estamos sometidos diariamente, van perdiendo su actividad; esto puede provocar signos como aspereza, sequedad, presencia de arrugas, flacidez, falta de luminosidad etc.

SCA factores de crecimiento consigue activar a estas células para que vuelvan a comportarse como células jóvenes, recuperando el aspecto de una piel más joven (mayor luminosidad, hidratación, firmeza, etc).

Tecnología puntera e innovación para contribuir a la belleza de una piel sana.

Dedico este post a mi admirada Marta Ugena, Pharmacy Coach de los laboratorios Cantabria Labs por servirme de inspiración en este tema.