Autocuidado, Belleza, Consejos y trucos de salud, Cosmética, Informacion

Texturas y Activos para cada tipo de piel

Textura cosméticos

Todas las fórmulas tanto tradicionales como actuales, tienen una base común: principios activos, excipientes y aditivos.

El término formas cosméticas hace referencia a la presentación final de un producto cosmético. Tal y como lo encontramos a la hora de comprarlo, es decir, forma de crema, fluido, gel, leche…

Esta forma de presentación viene determinada por los excipientes y aditivos que contiene, pero no son los que le dan las propiedades para las que lo vamos a utilizar, las propiedades se las dan los principios activos.

Principios Activos

Escoger los principios activos o ingredientes de los cosméticos es muy importante en función de cuál sea la finalidad. Son los componentes que hacen lo que el cosmético dice que hace. Es la sustancia que hidrata, regenera, reafirma, despigmenta, seborregula etc…

La variedad de principios activos utilizados en dermocosmetología es enorme, clasificándolos según su función:

  • Abrasivos (ácidos: AHAs, BHAs, ACAs, PHAs, biónicos) utilizados para tratar fotoenvejecimiento, arrugas, elasticidad, hidratación. Exfolian y favorecen la formación de colágeno.
  • Barredores de radicales libres (antioxidantes: retinoides, vitamina C, vitamina E, resveratrol, genisteína, Niacinamida, CoEncima Q10).
  • Despigmentantes, decolorantes, Queratolíticos, rubefacientes (hidroquinona, ácido kójico, arbutina, ácido fítico, ácido láctico, niacinamida, ácido azelaico).
  • Hidratantes, lubricantes, humectantes, acondicionadores, aceites esenciales, emolientes, epitelizantes, filmógenos, suavizantes, tónicos, vitaminas, proteoglicanos, ceramidas, ácido hialurónico.
  • Filtros solares físicos, químicos, organominerales, biológicos.
  • Reafirmantes: ácido ursólico, colágeno, elastina, Silicio, Oligoelementos, péptidos, recuperadores cutáneos, renovadores celulares, centella asiática, factores de crecimiento epidérmico.

Textura cosmeticos

Excipientes

Sin embargo los excipientes o más concretamente las bases, tienen mucha importancia para que sea útil, agradable y adecuado para cada tipo de piel y necesidad.

Son indispensables, ya que los activos de un cosmético son demasiado inestables y puros para aplicarlos directamente en la piel. Podríamos decir que los excipientes son el vehículo del cosmético. Estas bases determinan la textura del cosmético: la sensación e información sensorial que percibimos al ponerlo en contacto con nuestra piel.

Las texturas de los cosméticos, al igual que las formulaciones, son muy importantes a la hora de optimizar la acción de un principio activo. También para varios principios activos, como es el caso de los cosméticos multifuncionales.

La textura de los cosméticos influye de manera importante en su uso:

  1. Los excipientes deben ser acordes a la naturaleza de los activos de cada cosmético. Siempre se elegirá aquella base que favorezca la mezcla y permita una correcta y óptima actuación de los activos.
  2. La sensorialidad que produzca en nuestro cuerpo determinará que nos guste más o menos, que nos aporte confort y bienestar. También determinará que lo volvamos a utilizar o no.

Texturas y tipos de piel

Un cosmético con la misma composición en cuanto a principios activos, pero diferente forma de presentación en cuanto a bases (excipientes-textura), va a ser útil para diferentes tipos de pieles.

Lo más habitual es mirar en la etiqueta donde suele indicar para qué tipo de piel está indicada. Con ello también nos haremos una idea de las texturas de los cosméticos. No obstante, la recomendación es fundamental.

Cada uno de los soportes, es decir, bases y/o excipientes, que utilizan las fórmulas de un cosmético están creados para aplicar en los diferentes tipos de piel.

    • Leches, suelen ser las bases más demandadas para los cosméticos destinados a la hidratación corporal. Facilitan la extensibilidad y una rápida absorción.
    • Manteca, textura muy densa y untuosa que evita la pérdida de agua y aumenta la hidratación, conformarán las cremas. Éstas constituyen la base de cosméticos densos destinados generalmente a pieles secas.
    • Emulsión ligera, con mucha menos cantidad de fase liposoluble, destinadas a pieles normales y mixtas.
    • Crema-gel, aspecto cremoso pero tacto ligero y rápida absorción, pieles grasas y con tendencia al acné.
    • Serum solución ligeramente gelificada de textura muy fluida, que hace que se extienda con facilidad y se absorba rápidamente. Indicado para tratamientos de choque en pieles castigadas, maduras o envejecidas.
    • Soluciones, líquidos homogéneos que se extienden bien y proporcionan una rápida absorción. Suelen ser las bases de los productos booster, ampollas, tónicos, soluciones micelares.

Entre el público masculino, independientemente de su tipo de piel y necesidades, las texturas ligeras son las más solicitadas, aquellas que dejan la piel suave e hidratada sin sensación de grasa.

Textura cosmeticos

Aplicación de los cosméticos según su textura

La textura o la forma del cosmético nos ayuda a saber si un producto será apropiado o no para nosotros. Además nos ayudará a ir descartando los que no nos convienen y nos indicará cómo los debemos aplicar.

La norma general es aplicar los cosméticos de más liquido o fluido a más espeso o denso. Así por ejemplo, después de la limpieza, se debería aplicar el más liquido como el serum, ampollas, etc. y después los cosméticos de tratamiento específicos.

Igualmente, la combinación de varios productos depende de su textura, ya que no vamos a aplicar en el mismo momento dos tipos de cremas de la misma densidad por ejemplo.

En definitiva,

¿Qué hace que un cosmético sea mejor que otro?

  • Porcentaje de principios activos. El componente caro, efectivo, pero por sí solo poco o nada comercial.
  • La calidad del excipiente o vehículo, sin excipiente no hay cosmético. Determina la textura o forma de presentación.
  • Los aditivos, colorantes, conservantes o perfumes, son mayoritariamente los posibles agentes responsables de las alergias e intolerancias. Hacen que un cosmético sea estable, aplicable, tenga un período de duración, tenga un aspecto agradable y en el caso de incluir perfumes, que huela bien.

Soy consciente del arsenal de productos cosméticos que existen en la actualidad, por ello intento arrojar un poquito de luz con este tipo de publicaciones y que sepáis la importancia de utilizar un protocolo y seguir un ritual personalizado y a poder ser asesorado por un profesional.

Así mismo hacer hincapié en la ventaja de contar con un amplio abanico de marcas dermocosméticas y poder combinar, alternar y cambiar según van evolucionando las necesidades de la piel.

Y recuerda, cuidarse aporta bienestar físico y felicidad. 😃