Autocuidado, Belleza, Cosmética

Protocolo y Ritual de belleza: imprescindibles en el tratamiento diario de la piel

Efectivamente, debemos practicar un ritual de belleza a diario tanto por la mañana como por la noche.

Ritual: serie de acciones o actitudes que se repiten con un sentido o significado. Cuando nos referimos a ritual de belleza, y de acuerdo con la propia definición de la palabra clave, estamos indicando el orden o la serie de pasos a seguir para que nuestro protocolo de productos de belleza nos aporte resultados óptimos.

Protocolo: por definición, es un conjunto de normas, que aplicado al mundo de la Cosmética, constituyen el conjunto de características o la naturaleza de todos los productos cosméticos que se van a recomendar en el tratamiento de un determinado tipo de piel. Este conjunto de normas incluye desde los cosméticos utilizados para la limpieza de la piel hasta los maquillajes, pasando por las cremas de tratamiento, serums, protectores solares etc.

Así, por ejemplo, un protocolo para el tratamiento de una piel grasa, será totalmente opuesto al que recomendaremos para una piel seca, y sin perder de vista  el hecho de que todos los cosméticos utilizados serán los especiales y específicos para cubrir las necesidades de cada tipo de piel y de la naturaleza de la misma.

Ritual de belleza

Si quieres una piel bonita, luminosa y sana, debes comenzar por una limpieza completa y correcta. Resumimos a continuación los pasos, acciones o actitudes que debemos llevar a cabo:

  1. Limpieza del rostro
  2. Aplicación de un tónico
  3. Aplicación de ampollas o serums
  4. Aplicación de nuestro tratamiento habitual: Contorno de  ojos y tratamiento del rostro
  5. Protección solar
  6. Maquillaje
  7. Exfoliar una vez por semana

1.- Limpieza del rostro

El primer paso de todo ritual de belleza y cuidado de la piel es la limpieza (véase doble limpieza):

  • Por la mañana para retirar el sebo y sudor que segregamos y acumulamos durante la noche.
  • Por la noche para desmaquillarse, eliminar protector solar y limpiar en profundidad de todas las partículas procedentes del medio ambiente, polución, etc, que se van acumulando a lo largo del día.
  • Para preparar en ambas ocasiones nuestra piel y crear una óptima predisposición a la aplicación de posteriores productos cosméticos.
Limpieza del rostro

Limpieza del rostro

2.- Tónico facial: función y beneficios

La aplicación del tónico facial es indispensable en nuestro ritual de belleza. Tras la limpieza y antes de la hidratación debemos ser conscientes de la importancia de este cosmético, su función y sus beneficios.

  • El tónico facial refresca, hidrata, cierra poros y equilibra la piel para recibir el tratamiento posterior.
  • Normaliza el pH de la piel que se ve alterado tras ser sometida a la limpieza.
  • Aumenta el riego sanguíneo.
  • Revitaliza y rejuvenece, siendo además un placer multisensorial que beneficia la piel y los sentido, aportando confort.
  • La naturaleza del tónico facial será la del protocolo de cada persona: piel sensible, grasa, seca, acnéica.
  • Lo podemos aplicar de diferentes formas, por ejemplo, embebiendo un algodón, pulverizando si se presenta en forma de spray o bruma, directamente con las manos, ejerciendo presión o dando toques.

3.- Ampollas o sérum

La aplicación de ampollas o sérums, constituiría el tercer paso de nuestro ritual.

  • El serum facial es un producto que se caracteriza por su alta concentración de principios activos y por su textura, ligera y de rápida absorción y penetración. Dependiendo de su naturaleza pueden alcanzar capas más profundas de la piel.
    Su acabado es no graso y permite añadir un plus al posterior tratamiento cosmético habitual. Siempre elegiremos el serum de acuerdo a nuestro protocolo, al igual que todos los cosméticos de nuestra rutina.
  • Las ampollas faciales son las grandes triunfadoras en la cosmética actual, son los mayores y mejores aliadas para aportar un plus.
    De forma similar a los serums, son fórmulas hiperconcentradas y pueden utilizarse como medida de urgencia para conseguir un efecto flash de luminosidad, o a largo plazo como unas perfectas aliadas de tratamiento si las utilizamos a diario.

Igualmente se aplicarían en este paso del ritual los productos Booster, de forma similar a los serum y las ampollas, un cosmético booster, es un potenciador de otros productos cosméticos. Elevadas concentraciones de activos y utilización en pequeñas cantidades, incluso se mezclan con las cremas de tratamiento que nos aplicaremos en el cuarto paso del ritual.

Ampollas faciales

Ampollas faciales

4.- Cosmético principal

Llegamos a la aplicación de nuestro cosmético principal, aquel que hemos elegido para tratar nuestra piel en función de sus necesidades. Dependiendo de estas necesidades será su composición, su textura (ácidos, ceramidas, antioxidantes, proteoglicanos, lípidos, y un largo etcétera.)

Además de hidratantes, antiarrugas, nutririvas, reafirmantes, existen cada vez más cosméticos: cremas, emulsiones, fluídos que además cumplen o tratan diferentes problemas de la piel. Es decir, un cosmético para tratar manchas del rostro es al mismo tiempo hidratante, antiedad, etc… podríamos decir que se trata de cosméticos dos en uno.

Muy importante en este punto es la aplicación del contorno de ojos, que será elegido en función de lo que necesitamos tratar: ojeras pigmentarias, ojeras vasculares, bolsas, pequeñas arrugas…

5.- Protector solar

Y para concluir nuestro ritual de belleza, no podemos olvidarnos de que es una obligación salir a la calle con un protector solar adecuado, que igualmente será elegido en función de las necesidades de cada tipo de piel.

Son muchas las cremas de tratamiento que lo incorporan, o viceversa, existen protectores solares que a su vez son capaces de tratar distintos aspectos y necesidades.

6.- Maquillaje

Si se desea, finalmente aplicaremos el maquillaje que más se adapte a nuestro gusto y necesidad, cumpliendo igualmente con las condiciones que demanda nuestra piel.

Destacamos los beneficios del fotomaquillaje, que además de proteger, nos aporta cobertura y color en un solo gesto.

Maquillaje

Maquillaje

7.- Exfoliar

Es importantísimo exfoliar al menos una vez a la semana y aplicar mascarillas que aporten activos extras dependiendo de las necesidades (calmantes, hidratantes, seborreguladoras…)

Durante próximos post, iremos desgranando de manera más detallada cada paso del ritual de belleza, así como la naturaleza de los distintos productos cosméticos.